AGENCIA LACANIANA DE PRENSA
París, lunes 17 de septiembre de 2001

*******************************************
*******************************************
LE CANARD ENCHAINÉ
París, 12 sept. (ALP) - El semanario satírico consagra un artículo de un cuarto de tapa a la primera de las Cartas de JAM, *Señor Yerno*, *Diván-el Terrible*. Le atribuye *una mano de hierro*, haciendo *del lacanismo un fabuloso comercio familiar*, del cual la Agencia lacaniana de prensa sería *una nueva sucursal*. Retomando la expresión que M. Denis hizo famosa, se pregunta: *Cómo se dice en lacaniano quemar los fusibles?*

CARTA AL CAMPO FREUDIANO
París, 14 sept. (ALP) - J.-A. Miller, delegado general de la Asociación Mundial de psicoanálisis (AMP), quien dejará esa función en julio próximo y será reemplazado por la Sra. Graciela Brodsky, de Buenos Aires (Argentina), difundió esta tarde por la red electrónica internacional del Campo freudiano la siguiente carta: *Queridos colegas: Mi segunda carta ha sido impresa. Su título: *Carta clara como el día por los veinte años de la muerte de Lacan*. La primera lo anunció. Ahora se levanta el telón. El Sr. Denis se une al Sr. Diatkine; se felicitan; el autor les dice cuatro verdades, después se refiere al asesinato de Lacan en 1963, finalmente se dirige al conjunto de su generación intelectual, de Régis Debray a Jean-Claude Milner y Philippe Sollers. Se trata de que la intelligentsia francesa dé ahora su lugar a Lacan, y que renazca en Paris un partido de las Luces. A los analistas franceses les doy el ejemplo de la EOL y la IPA argentina, que han mostrado que no hay necesidad de confluir en una misma organización para trabajar en forma conjunta, ser compañeros y amigos y hacer entrar al psicoanálisis en el siglo XXI. Nada de todo eso sería posible sin lo que venimos realizando juntos en el Campo Freudiano desde hace veinte años. El siglo que comienza con el atentado en Nueva York quedará marcado por el sello del espanto. Una vez que los psicoanalistas hayan aceptado dar por terminadas las guerras civiles de opereta en las que pierden su tiempo, podrán ocupar el lugar que les corresponde en los debates de la ciudad. Con mi mayor consideración, queridos colegas*

DIFUSIÓN EN LIBRERÍAS
París, 15 sept. (ALP) - La primer Carta de JAM tenía 16 páginas, costaba 30 F. La segunda, de 32 páginas, se vende al precio de 50 F. Estará en las librerías de París esta tarde, se difundirá en provincias en el curso de la próxima semana. Algunas librerías de Avignon, Dijon y Rouen se agregaron a la lista de establecimientos que difunden las Cartas.

NUEVA POLÍTICA EDITORIAL
París, 15 sept. (ALP) - La colección del Campo freudiano publicará a partir del año próximo una serie de volúmenes anuales titulados Cahiers Jacques Lacan. Cada uno de esos Cahiers tendrá textos inéditos de Lacan: cartas, manuscritos, borradores, etc. Por otro lado, mientras Éditions du Seuil proseguirá con la publicación de los Seminarios de Jacques Lacan establecida por Jacques-Alain Miller, respetando los mismos principios de edición, aparecerá una segunda serie: *Las estenografías del Seminario*.

EL SITIO ELECTRÓNICO DE LA AGENCIA
París, 16 sept. (ALP) - Pierre Sidon, psicoanalista y psiquiatra de la rue de la Glacière en París, informó a la rue d-Assas la apertura al público del sitio electrónico de la ALP en la dirección: http://agencelacan.online.fr/

EL SR. ADLER TRASTORNA LA GEOPOLÍTICA
París, 16 sept. (ALP) - Eric Laurent, psicoanalista de la calle Saint-Roch en Paris, comentará regularmente la actualidad internacional para la Agencia lacaniana. Nos entrega aquí su primer editorial.

*Uno de nuestros mejores editorialistas, el Sr. Alexandre Adler, ex alumno de la Escuela Normal Superior, que conserva de la disciplina del preparatorio la facultad de engullir un número prodigioso de tesis recientes de ciencias políticas, publicó en Le Monde del 11 septiembre, en vísperas del atentado terrorista a las Twin Towers, una nota de futurología política que merece la atención.

Con el título Los seis cambios del mundo, el Sr. Adler asume la defensa de la política extranjera del presidente Bush, al que felicita por su *real audacia*, incomprendida por la opinión liberal americana, y por su asociación con la *nueva Rusia*. El Sr. Adler fue, en efecto, sovietólogo antes de volverse el émulo de la Sra. Genevieve Tabouis (célebre editorialista de entre las dos guerras, madre de nuestra amiga, la psicoanalista lacaniana Rosine Lefort que es, como nosotros, miembro de la Escuela de la Causa freudiana); él conservó todo su cariño por el viejo país de los Soviets.

Es de lamentar que, al día siguiente del brillante ejercicio de pitonisa del Sr. Adler, en el apres-coup (concepto freudo-lacaniano) del atentado monstruoso del 11 de septiembre, los comentadores de la prensa mundial (cf. Le Monde del 15 de septiembre) y los mejores editorialistas conservadores americanos, entre ellos el vice-decano de los pundits del New York Times, William Safire, antiguo colaborador (*negre*) (1) de Nixon, hayan censurado la conducta *ligera* del Presidente americano, que no estaba en su puesto, no se presentó en New York, ciudad a la que detesta y que se lo retribuye, y se dejó pasear demasiado fácilmente por los servicios secretos.

El Sr. Adler no fue más feliz con sus comentarios respecto de la evolución de América Latina y los males que la agobian. Después de haber hecho en el Courrier International la crónica sobre la Argentina, el eminente editorialista decidió que lo esencial se jugaría en Brasil, en el momento de la sucesión del Presidente Cardoso, importante hombre de Estado (y amigo personal de nuestro amigo, el psicoanalista lacaniano de San Pablo, Jorge Forbes). Considerando la hipótesis según la cual el Partido de los Trabajadores lograría que su candidato fuera elegido, el Sr. Adler se lanzó a una de esas inspiraciones cuyo secreto posee: *No sería la primera vez que América del Sur captara los rayos de un astro ya muerto en Europa: bonapartismo de Bolívar en 1825, positivismo de Augusto Conte (sic) entre los militares brasileños de la belle époque, althusserianismo de Sendero Luminoso y de los zapatistas de Chiapas, lacanismo argentino, Guevara en Garibaldi y Allende en León Blum.*

Esta concepción del comercio conceptual y de la circulación de los significantes nuevos es arrogante, falsa y de tipo *anglo-sajón*. El problema de las relaciones de Europa y del continente latinoamericano difícilmente pueda ser tratado de manera fecunda con una perspectiva para-platónica, modificada por una teoría rígida de las patentes.

Tratándose de Bolívar, es legítimo preferir la intuición de Jorge Luis Borges en su hermoso relato *Guayaquil*: no hubiera habido Bolívar sin la enigmática renuncia de San Martín, importante figura argentina de la epopeya de las Luces, desconocido fuera de América Latina. Los préstamos tomados de Auguste Comte por los positivistas y legistas brasileños deben más a un deslizamiento original del imperio liberal hacia el presidencialismo americano que a la imitación servil de Europa; por otro lado, los *coroneis* de la época tienen más del notable que del militar. Por necesidades de la causa, el Sr. Adler transforma el maoísmo indígena del Subcomandante en althusserianismo; Régis Debray se sorprendería.

Llegamos a la desdichada fórmula que apunta al lacanismo argentino, asimilado al reflejo de un astro ya muerto en Europa. Es un doble error de apreciación. Por un lado, el lacanismo argentino es un fenómeno original que prefigura más que lo que refleja. Por otro, el lacanismo representa lo que hay de más vital en el psicoanálisis mundial. Conjugando en él fuertes organizaciones independientes con corrientes reconocidas en las instituciones de la IPA, que marcan con su dinamismo la vida intelectual del país, el lacanismo argentino anuncia lo que será el psicoanálisis del mañana. Es una inspiración para la comunidad psicoanalítica en el mundo. Tomamos partido por ellos contra el amable futurólogo amateur (como nosotros mismos).

En conclusión, parece que el esfuerzo permanente de Alexandre Adler -a menudo oportuno y divertido- por des-marcarse del conjunto del *comentariado* internacional no encontró aquí su recompensa. No hay peor suerte que la del adivino que ve ensombrecida su predicción por un contexto interpretativo enteramente nuevo. Las apresuradas elucubraciones del normalista adolecen de la coyuntura. En el mismo momento en que aparecían Los seis cambios del mundo, se producía un séptimo de un alcance y amplitud totalmente diferente, que hizo del 11 de septiembre *el día en que cambió el mundo*, según el excelente título de The Economist. Muchas de la apreciaciones del simpático editorialista se volvieron caducas sobre la marcha, en particular las que conciernen a la probable evolución de la situación en Medio Oriente.
Todos admiten reconocer en el acontecimiento del 11 de septiembre un atentado contra *símbolos*. Es un término del cual el psicoanálisis hace un uso preciso. Ese será el tema de nuestros próximos comentarios*.

La ALP acordará con gusto al Sr. Adler el derecho a réplica, en caso de que nos haga el honor de solicitárnoslo.

JAM RESPONDE AL CANARD
París, 16 sept. (ALP) - Nicolas Francion y Ghislaine de Saint-Amour, de la ALP, este domingo obtuvieron de Jacques-Alain Miller una entrevista. Le preguntaron cómo reaccionó frente al sobrenombre que le puso Le Canard enchainé del último miércoles: *Divan-el Terrible*:

*Me siento honrado, encantado -respondió-. Iván-el-Terrible es uno de mis héroes favoritos desde que vi hace años la obra maestra de Eisenstein, contribución eminente a la guerra patriótica de los pueblos de todas las Rusias contra el invasor nazi y, al mismo tiempo, sátira valiente de Stalin, comanditario del film. Es un poema filmado en el que está todo. Es mi película preferida, antes que Citizen Kane, La main au collet y los dibujos animados de Tex Avery. Se la ve poco en las salas de cine. Yo mismo me comparé a Iván en mi segunda Carta, que el Canard no podía conocer porque la Carta se imprimió el jueves. Veo en eso un signo de los dioses. Mi hermano Gérard tiró un poco abajo mi entusiasmo asegurándome que el Canard ridiculizaba sistemáticamente con ese divertido apodo a cualquier psicoanalista que fuera pasto de la actualidad, pero eso no va a impedir que me lo apropie: lo voy a adoptar como mi nombre de escritor, y voy a firmar Diván-el-Terrible la crónica de las publicaciones recientes que saldrá próximamente en el boletín de la ALP*.

Qué piensa Ud de la opinión del Canard según la cual la ALP sería una sucursal del *fabuloso comercio familiar* que constituiría el lacanismo, y que Ud administraría con *una mano de hierro*?

Me descubrieron! Mi mano de hierro que hasta ahora había logrado disimular debajo de un guante de terciopelo ha sido detectada por los sabuesos del Canard. Deberé desatornillarla. Y va a ser expuesta en los locales de la Agencia -cuando ésta tenga locales. Por el momento, la ALP, inventada por mi secretaria Nathalie y por mí, aloja en mi Mac último modelo a colaboradores benévolos y difunde gratuitamente sus informaciones y comentarios. Esto no debiera perturbar a los periodistas del Canard, reconocidos filántropos, que tienen fama de ser los mejor pagos de Francia, por lo cual los felicito muy sinceramente.

El Canard considera ridícula la importancia que Ud. le dio a la negativa de una revista en concederle el derecho a réplica..*Querella planetaria*, ironiza. Qué les responde ?.

Por supuesto. Frente a lo espantoso de New York, a la vaca loca, a la hambruna del África, a la crisis palestino-israelí, a la amenaza biotecnológica, a la polución del aire, del agua y de la tierra, a la muerte que nos espera a todos y a la salvación de nuestra alma, qué peso tiene el Sr. Denis, qué peso el Sr. Miller?. Y, por otro lado, qué peso tienen el Canard y sus retruécanos?. Bueno, precisamente, los retruécanos del Canard pesan mucho, lo suficiente como para que la opinión ilustrada se haya conmovido cuando el Ministro del Interior quiso tener la primicia y, para ello, hizo agujerear delicadamente las paredes de la augusta institución satírica para instalar micrófonos allí. La opinión ilustrada de nuestro país se indignó y se solidarizó con el ave, aunque el asunto fue completamente anecdótico frente a los intereses del planeta.

La deontología de la prensa, la legislación que empareja el derecho con la palabra, son acaso temas menores frente a los grandes asuntos económicos y políticos *planetarios*?. Fíjense que siempre se invoca *el planeta* para minimizar, incluso ridiculizar el daño que se le hace al individuo. *Se registró sin una orden?. Se te ha encarcelado un día de más?. Diez días de más?. Diez años de más?. Crees que eso le interesa a alguien?. Esto impide acaso que el planeta gire?. Que el mundo gire alrededor de tu ombligo?. Vamos, Jean-Marie, tortúralo un poco para enseñarle a vivir a ese Narciso. Yo te lo voy a desnarcisizar en menos que canta un gallo. Manden la corriente!*.
Me considero alumno de los Petits-Peres. Quién me formó?. Seguí en la Sorbona un solo curso, el que daba los miércoles un joven asistente llamado Jacques Derrida. Llegaba siempre con el Canard, nos explicaba de manera apasionante Descartes, Husserl, Heidegger, y se iba de vuelta con su Canard. Eso me inspiró un gran respeto por ese periódico, que está para mí asociado a los más grandes filósofos y a los cursos inolvidables de ese joven hombre inspirado. Pienso al Canard como una defensa de nuestras libertades. Burla y deconstrucción, Canard y Derrida, son las dos mamas de la inteligencia francesa. Eso me permite decir de modo muy simple que el argumento *planetario* es el argumento de los tiranos de siempre y, especialmente, de los tiranos contemporáneos.

Ud dice *un golpecito en el pico*?

No, para nada un golpecito en el pico!. Quiero mucho al Canard como para hacerle daño, conservo un muy buen recuerdo de su Director, Claude Angeli, del que era amigo en el momento en que entró al Canard, como para golpear al palmípedo republicano. Además, estoy en contra del maltrato a los animales. Tampoco pido derecho a réplica. Tan solo le doy al Canard un besito en el pico de parte de Diván-el -Sensible. Smack!

Trad.: Graciela Esperanza

(1) N.d.T.: *Négre*: persona que escribe en su totalidad las obras firmadas por otros.

*******************************************
*******************************************
lacan.com - exclusive for the US